OLLARES EN LA RUTA 66,5 Primera parte

PorLuis Dobarro

OLLARES EN LA RUTA 66,5 Primera parte

Este mes de Agosto, junto a otros tres amigos: Eduardo, Ángel y Héctor me lancé a la aventura de recorrer la legendaria Ruta 66 por Estados Unidos.

Realmente nuestro recorrido incluyó algunas variantes, como las visitas al Gran Cañón del Colorado, Las Vegas y un trayecto de la Costa Oeste hasta San Francisco, que no están en la ruta original, de ahí lo de Ruta 66,5

Para no aburriros demasiado, y aunque la ruta duró 17 días, la voy a intentar resumir en tres fases, la primera va desde Chicago hasta Oklahoma City, la siguiente hasta Las Vegas y la última hasta San Francisco. Esta división refleja los fuertes cambios que nos vamos encontrando, no sólo en el paisaje, si no también en la forma de vida, las costumbres e incluso la forma de hablar. Es cierto que 17 días no dan para una tesis profunda en estos temas, pero os puedo asegurar que sí se notan esos cambios.

Lo de aventura es porque aunque en un principio estudiamos hacerla con una agencia, creímos que sería mas intensa y nos obligaría a vivirla mas a fondo yendo solos, y os puedo asegurar que ninguno de los cuatro nos arrepentimos de esta decisión, a pesar de todo lo que nos ocurrió, que os lo contaré un poco mas adelante y de lo difícil que se nos hizo en algún tramo seguir la ruta, por lo mal señalizada que está y por los numerosos desvíos que tuvimos que hacer debido a que el Sr. Trump tiene el país entero levantado en obras, al final valió la pena.

Bueno, la ruta comenzó en Chicago, que es una de las urbes mas importantes en tamaño y población de los Estados Unidos. Esta ciudad impresionante está a orillas del inmenso lago Michigan, su centro, se llama el Loop, y como rasgo característico, se puede recorrer andando, por sus largas calles rectilíneas o puedes optar por hacerlo a través de sus canales navegables o en el metro que es totalmente exterior y circula a la altura del 3º piso de las casas.

Como todas las grandes ciudades americanas, no faltan los rascacielos, el mas visitado es la Torre Willis, desde cuyo Skydeck tenemos unas increíbles vistas de toda la ciudad, también son visita obligada el Grant Park y el Navy Pier. Lo que no podéis es despistaros demasiado paseando, porque a las 21:00 ya no dan de cenar en ningún sitio (esto es extensible a todo el país).

Los dos días que estuvimos en la ciudad, nos dieron para recorrer las zonas mas típicas y conocer básicamente la zona céntrica, pero sin duda Chicago en sí, es un destino muy recomendable para pasar una semanita y conocerla mas a fondo.

La ruta en esta primera etapa está bastante bien señalizada. Salimos de Chicago con rumbo a St. Louis, y de camino, pasamos por Pontiac, donde pudimos admirar los murales que hay por toda la ciudad, por Lincoln, donde está la caravana mas grande del mundo (Railsplitter covered wagon) y por Springfield (Illi.) que es la capital del estado y donde Abraham Lincoln ejerció de gobernador y hay muchas actividades y monumentos alrededor de él, entre ellas su tumba. También es impresionante el Capitolio y sus alrededores.

Entramos en St. Louis, cruzando el río Mississippi, que marca la frontera del estado. Es una ciudad grande e industrial. La antigua puerta del Oeste americano, de hecho su monumento mas conocido es el Gateway Arch, un inmenso arco de 192 m. de altura, al que se puede subir por medio de una especie de cápsulas y desde la parte superior se pueden apreciar unas vistas espectaculares de la ciudad hacia el oeste y del Mississippi hacia el este. No dejéis de visitar el antiguo ayuntamiento, convertido ahora en museo y el Chain of Rock Bridge. Si os acercáis a este último, tener cuidado, porque es un lugar donde hay numerosos robos en coches, a nosotros nos rompieron un cristal y se llevaron las maletas.

Debido al retraso que nos supuso el robo en St. Louis, el siguiente tramo hasta Oklahoma City, lo hicimos de un tirón y sólo paramos en los sitios típicos mas próximos al recorrido, Joplin, Miami (tiendas indias), La ballena azul de Catoosa, que ahora está cerrada al público, Tulsa y por fin Oklahoma City. Hoy recorrimos casi 1000 km por una zona muy bonita, no hicimos muchas paradas, porque teníamos que priorizar, pero disfrutamos de las Harley y de la carretera. Además dejamos atrás la tormenta del día anterior y el viaje fue muy agradable.

 

Sobre el autor

Luis Dobarro contributor

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies