Ollares en la Ruta 66,5 Segunda parte

Luis DobarroPorLuis Dobarro

Ollares en la Ruta 66,5 Segunda parte

La segunda parte del viaje nos mete de lleno en la “América profunda” y va desde Oklahoma City hasta Las Vegas. Para mi, fue sin duda la parte mas genuinamente americana de todo el viaje, y la que más me gustó.

El primer punto de interés lo encontramos en Adrian donde se encuentra el Mid Point, que marca la mitad de la ruta (1139 millas en ambos sentidos), aunque para nosotros no es así ya que vamos a realizar dos desvíos importantes, uno en los próximos días, a Las Vegas, y otro al final del viaje a San Francisco, que no están dentro de la Ruta. De todas formas, este es un sitio de obligada parada para desayunar en el mítico Mid Point Café el típico pastel de frutas (ugly pie).

Seguimos camino y es raro el pueblo, por pequeño que sea, que no tenga un museo o una tienda de souvenirs sobre la R66. Paramos en Gallup y comimos en el Hotel El Rancho, un lugar impresionante, donde dormían los mas famosos actores de Hollywood cuando rodaban westerns en la zona.

Antes de llegar a Holbrock, nos desviamos para poder visitar dos maravillas naturales, El desierto de Colores (Painted Dessert) y el Bosque Petrificado (Petrified Forest Nat. Park), son dos espectaculares e inmensos parques que vale la pena visitar.

A 100 km. De Holbrock nos desviamos un poco para visitar el Meteor Crater. Tuvimos la increíble suerte de que era el día del eclipse Solar y cuando llegamos al Cráter, había un equipo de astro físicos que nos dieron unos manuales sobre este fenómeno y unas gafas especiales para verlo. Un lujo increíble, estar en el cráter de un meteorito viendo un eclipse de Sol. El Cráter es impresionante, tiene varios miradores y una pequeña ruta por la parte alta de las laderas, y es un espectáculo magnífico.

Nos persigue el mal tiempo y hoy es un día muy especial porque tenemos previsto visitar el Gran Cañón del Colorado (Grand Canyon Nat. Park), en esta ocasión por su parte sureste. Antes de llegar, nos encontramos con una tormenta muy potente con lluvia y relámpagos, que nos hizo dejar las motos a resguardo y continuar en coche, por precaución. Pero llegamos al Cañón y dejó de llover; el espectáculo es grandioso, la percepción de las distancias y el tamaño de las cosas cambia cuando lo estás viendo. Nos quedamos todos callados, de pie, admirando este lugar tan increíble. Sólo por esto ya hubiese valido la pena el viaje. Recorremos varios miradores, hasta que empieza a anochecer y nos tenemos que ir. Nos quedan mas de 150 Km para llegar a Seligman y esta fue una jornada muy intensa.

Pero el dia siguiente no va a ser menos, visitamos la zona oeste del Gran Canyon, donde se encuentra el Skywalk en la reserva Hualapai. No se puede llegar hasta los miradores en vehículo propio, te llevan en unos autobuses con los que puedes visitar primero un poblado típico vaquero, por supuesto artificial, en el que se puede comer y hacen algún espectáculo, luego la visita obligada al Skywalk, que es una pasarela que se encuentra encima de un impresionante precipicio y tiene el suelo de cristal, por lo que da una cierta sensación de inseguridad. Por último te llevan a otra zona de miradores mas al oeste, que es también impresionante.

 

Durante todo el trayecto desde el Gran Canyon, hemos circulado por los típicos desiertos de Arizona, con unos paisajes preciosos y sobre todo un calor asfixiante. Antes de llegar a Las Vegas, hacemos una parada en la Presa Hoover, vale la pena hacer esta visita, es la primera presa que se construyó en USA y es muy bonita, con un paisaje tanto hacia la presa, como hacia la zona de evacuación muy llamativos.

Y por fin llegamos a Las Vegas, agotados pero muy contentos de todo lo que estamos viviendo, Esta parte del viaje está siendo perfecta, sin contratiempos y con muchas visitas únicas.

Las Vegas es una ciudad que es mejor visitarla de noche que de día, está mucho mas viva y es impresionante la cantidad de luz y de colores que se pueden ver por todas partes. Un derroche de energía sin límites.

El ineludible paseo por El Strip, la Torre Eiffel, la fuente del Belaggio, el Venetia, el cartel de Wellcome to Fabulous Las Vegas, La Freemont Street, los casinos… En dos días nos dio tiempo a patear la ciudad y a descansar un poco, lo curioso es que nos llovió, algo rarísimo en una ciudad que se encuentra en medio del desierto.

La última parte del viaje nos acercará a California y el Pacífico, ¡por fin el mar!, a ver si refresca un poco el ambiente.

 

About the Author

Luis Dobarro

Luis Dobarro contributor

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies